Los psicólogos sabemos que en el lenguaje coloquial, la depresión está identificada con la tristeza. Pero debemos distinguir entre una tristeza normal ante una situación negativa vital (proceso de adaptación normal a un conflicto o una pérdida), de una tristeza patológica ya sea reactiva o no. Si la tristeza es considerada patológica y aparece directamente relacionada con algún acontecimiento vital, los psicologos especializados diagnosticaremos un Trastorno Adaptativo. Esto es lo que antiguamente se conocía como Depresión Reactiva.

Otro tipo de depresión es la Depresión Endógena, que se trata de una enfermedad que impide al paciente experimentar placer incluso en situaciones favorables y con actividades que siempre habían sido agradables para la persona. El tratamiento de la Depresión Endógena dirigido por psicólogos especializados, debe ser acompañado por un tratamiento farmacológico y el pronóstico suele ser positivo en la mayoría de las veces.

Algunos síntomas de la depresión son: pérdida del interés por situaciones o actividades que antes le producían placer. Sentimientos de culpa. Ideación suicida. Insomnio y otros trastornos del sueño Disminución de energía. Agitación psicomotriz y ansiedad psíquica. Malestares físicos. Alteraciones gastro-intestinales y pérdida de peso, etc. 

Los psicólogos sabemos, que de todas las patologías, esta suele ser la que más necesita de la insistencia de las personas más cercanas al paciente para que recurra a una terapia. Es importante que quienes rodean a un posible depresivo, contacten con un psicólogo especializado, pidan el turno, acompañen al paciente las dos primeras veces y le hagan un seguimiento sobre su asistencia.

Depresionblog