» » » Sufrimiento y Problemas Psicológicos

Sufrimiento y Problemas Psicológicos

En estos tiempos de cuarentena, me están llamando personas que nunca se habían atendido conmigo para tener unas sesiones Online. Y me encuentro con un dilema que incluso me ha obligado a rechazar a algunos de ellos.

¿Tengo que atender a alguien que me llama porque está sufriendo? ¿Aunque ese sufrimiento sea intenso por el encierro o por la pérdida de un familiar?

Dolor psiquico

El caso es que los psicólogos atendemos a personas con “problemas psicológicos” y no a personas que sufren. No todo sufrimiento implica un problema psicológico. Supongo que esta obviedad tiene que ser reflexionada incluso por muchos de mis colegas.

Los problemas psicológicos son situaciones límite en las que la vida revela sus adversidades y donde se ponen a prueba las posibilidades de uno. No están dentro de la persona, sino que es la persona la que está en una situación que se ha complicado. A menudo, lo que uno hace para evitar el malestar es lo que constituye el auténtico problema, llevándole a un bucle que pone al límite sus posibilidades. Una terapia psicológica no tiene, necesariamente, como fin reducir el malestar, sino que debe ayudar a la persona a salir de ese bucle que le impide ser quien le gustaría ser. Esto supone frecuentemente estar dispuesto a hacer cosas que implican pasarlo mal, pero sobre todo, implica un “proceso” que se contrapone con la expectativa de resolver esta situación en dos o tres encuentros.

La posibilidad de perder el trabajo por la crisis del Covid19, tener a alguien en la familia con ese virus y otras situaciones así de complejas, pueden provocar un gran sufrimiento, pero a nadie se le ocurriría considerar que son problemas psicológicos. Hay infinidad de problemas sociales que provocan un gran nivel de malestar y que tienen que ser abordados principalmente con medidas preventivas.

La influencia de la psiquiatría ha llevado a considerar ese malestar como un problema psicológico cuando su intensidad, duración y frecuencia son excesivamente altas. Pero tener una ansiedad muy intensa, frecuente y duradera puede ser consecuencia de un problema psicológico, provocar una gran cantidad de sufrimiento y requerir una intervención, pero no es un problema psicológico en sí mismo.

Sé que esto puede ser complicado de entender y no es tarea del que llama, discernir si necesito un psicólogo o no. Pero cuando llamas y expones, será mi función orientarte y ayudarte a pensar en esto. Si pretendes que “extirpe” tu sufrimiento o tu malestar, tendrás que entender que esa no es tarea de un psicólogo.

Dicho esto, el sufrimiento, el malestar y las situaciones límite, pueden poner la lupa sobre nuestros déficits, o ser un síntoma de maneras toxicas de relacionarnos con los conflictos, de fórmulas inadecuadas de interpretar la realidad (con sus consecuencias) etc. En estos casos, el sufrimiento es un síntoma de problemas psicológicos ocultos, y tendrá que ser tratado como un síntoma.

Ernesto Iglesias Carranza